Más de sociedad

Una más que demuestra, cómo funciona el sistema de salud en el Partido de Mar Chiquita

ABUSO DE AUTORIDAD

sociedad

La gazeta

29/04/2018    19:18HS
   
2734
 

Indignado ante una mala experiencia que pudo poner en riesgo su vida, un vecino de una localidad del distrito, decide no callarse, denunciar y hacer público, el maltrato y amenazas que recibió de una profesional de la salud que se encontraba en horario de guardia prestando servicio en el Centro de Atención Primaria de Salud CAPS de Mar de Cobo. La Gazeta posee y resguarda denuncia penal por mal desempeño de funcionario público, negación de atención médica, amenazas, y violación del secreto profesional,  realizada por el damnificado.

Santa Clara, 25 de abril de 2018.

Al Sr. Intendente del Partido de Mar Chiquita

Arq. Carlos Ronda

Su despacho

Fernando Carlos Ibañes, con DNI 18120114, domiciliado en el partido de Mar Chiquita, por derecho propio, con motivo de la falta de prestación médica en el Centro de Atención Primaria de Salud, en adelante CAPS de Mar de Cobo, partido de Mar Chiquita, ante el Sr. Intendente me presento y respetuosamente digo:

OBJETO:

Vengo por la presente a formular denuncia por mal desempeño, abuso de autoridad, amenazas, falta de atención médica, etc., contra la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO, que presta servicios en el CAPS de Mar de Cobo, dependiente del municipio que usted conduce, en razón de los hechos que paso a exponer.

HECHOS:

Por ser afiliado al IOMA, me presento en la delegación de Santa Clara a fin de obtener nómina de profesionales que atienden por dicha obra social, por lo cual me entregan el siguiente volante. 

Como se observa al pie del mismo, el profesional más próximo a mi domicilio corresponde a la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO, con domicilio y teléfono celular, que atiende de lunes a jueves de 9:30 a 13:30 y viernes de 8 a 11.

El Jueves Santo 29 de marzo de 2018 intento comunicarme a dicho teléfono, en el horario de atención, no logro ser atendido, sino que mi llamada es derivada al contestador de la empresa de celular.

Como cuenta con servicio habilitado de mensajería WhatsApp, le escribo los mensajes que a continuación acompaño captura de pantallas, toda vez que por ser Jueves Santo, optativo, quizás la Dra. Podría haber decidido no atender, que está en todo su derecho de hacerlo. 

Como se observa, me responde que atiende de 9:30 a 13:30.

A las 12 hs del 29 de marzo de 2018, me hago presente en el consultorio de la calle Del Comercio número 437 de la localidad de Mar de Cobo. En tal oportunidad soy recibido por una persona de nombre Lorena, quien se presenta como la Secretaria de la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO. Le manifiesto que vengo a atenderme, tal como le había hecho llegar a la Dra. a su teléfono celular y que me respondiera que atendía hasta las 13:30 hs.

Allí me dice que la Dra. no se encuentra presente, y ante mi necesidad de ser atendido, me indica que si podía me dirija al CAPS de Mar de Cobo, ya que en ese momento la Dra. se encuentra allí. Se comprometió a llamarla para darle aviso que me dirigía hacia allá.

A las 12:10 hs aproximadamente, del 29/03/18 me presento en el CAPS de Mar de Cobo, y soy atendido por la enfermera de guardia, que se niega a identificarse, motivo por el cual no puedo aportar su nombre. También había una persona de sexo masculino, que supongo podría ser el conductor de la ambulancia.

Dicha enfermera, me informa que la Dra. No es encuentra en el CAPS, ya que se fue a atender a un paciente. Ambas personas me refieren que la espere a la Dra.

En lugar de esperar, me retiré y volví aproximadamente siendo las 12:50 hs al CAPS.

Pregunto si la Dra. Ya había llegado, me responden que sí, y de pronto, sin saludo mediante, pasa una persona de sexo femenino, y de manera autoritaria, me dice: “venga”.

Sigo sus pasos e ingreso al consultorio médico, con un comentario de mi parte en donde en primer lugar la saludo y le digo buen día, ya que cuando uno se encuentra por primera vez con alguien, por respeto y cortesía lo primero que hace es saludar y presentarse, actos que esta Dra. no realiza. A su vez le hago saber que desconocía que ella era la persona que había ido a consultar. Con ello ratifico que era la primera vez que veía a esta persona, y de la cual esperaba ser atendido. No recuerdo si respondió el saludo, porque de muy mala gana, como si la estuviera molestando en su horario de trabajo, me pregunta a qué había ido.

Allí le relato que me sentía bien, pero que quería tomarme la presión y hacerme un chequeo general, lo que vulgarmente se conoce como exámenes de rutina, tanto de sangre como de orina. Le refiero que estaba allí presente porque me había comunicado a su celular por WhatsApp para saber si atendía por IOMA en su consultorio el Jueves Santo 29/3/18, y como recibí una respuesta afirmativa, me presenté, y al ser atendido por su secretaria, me indicó que fuera a consultarla al CAPS. En tal circunstancia le expresé a la Dra. que suponía que le había dado aviso, ya que me informó que le avisaría telefónicamente mi llegada.

Allí la Dra. me dice que como nunca me había atendido, no me conocía, que fuera el martes siguiente a su consultorio, para luego hacer la orden de solicitud de estudios.

En tal oportunidad le digo: “¿para qué me hizo venir su secretaria si no me iba a atender?”.

Hago un pequeño paréntesis en el relato circunstanciado de los hechos, para manifestar que desde los 15 años de edad, me alimento sin agregar sodio a los alimentos, ya que por prescripción médica, al encontrarme en esa pronta edad valores mayores a los estimados normales en la presión arterial, me sugirió en un primer momento hacer la dieta respectiva, para ver cómo evolucionaba y decidir si medicarme o no.

Afortunadamente con la supresión del agregado de sodio, respondí favorablemente, lo que no quita que durante cada un tiempo prudencial fuera a consultar al médico para que evaluara mi presión arterial, esto acompañado de exámenes de rutina de sangre y orina.

Actualmente tengo 51 años de edad, seguí controlándome con otros profesionales médicos clínicos y en especial cardiólogos, en donde por prescripción médica, se me indicó, además de la dieta con bajo o sin sodio, realizar una actividad física que me resultara placentera, y que la realizara en forma aeróbica, dejando de lado toda actividad física anaeróbica. Tal es así que encontré en el ciclismo, la actividad física prescripta, y la realizo en forma aérobica, recreacionaista, evitando todo tipo de competición.

En tal sentido, ver a una persona que se transporta en bicicleta, no es singo de buena salud de por sí, sin conocer los pormenores personales. Toda apreciación personal, sin conocer los motivos, no deja de ser nada más que un prejuicio. Es decir, transportarse en una bicicleta, no implica gozar de buena salud.

Asimismo, conforme a lo expresado por varios profesionales de la medicina, siempre me sugirieron concurrir a evaluar y medir los valores de mi presión arterial, ya que podría sentirme muy bien, pero la hipertensión es asintomática, según siempre me destacaron.

Cuento con mis dos padres fallecidos por problemas cardíacos, y mi madre además era diabética, por lo cual, tengo factores hereditarios que me conminan a prestar atención a esos dos tres aspectos, a saber: presión arterial, glucemia y colesterol.

Dicho esto, también debo manifestar que en varias oportunidades, fui atendido por profesionales médicos en el CAPS de Mar de Cobo, y me han evaluado la presión arterial, sin que presente un estado de salud alarmante. Los profesionales me han atendido sin poner resistencia alguna ni malestar por mi presencia. La enfermera me ha tomado la presión, y luego el profesional médico me hacía la devolución respectiva, sin que por ello se generara conflicto alguno en el CAPS. Con el simple hecho de manifestarle que quería evaluar los valores de mi presión arterial, siempre fui atendido correctamente.

Relatado estos antecedentes, en este orden y criterio, ya que reitero, en otras oportunidades fui atendido digna, correcta y respetuosamente por otros médicos y enfermeros del CAPS de Mar de Cobo, y ante la negativa de la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO, le refiero, y continúo con los hechos ocurridos el 29/03/18, le solicito que me atienda como médica municipal. Reitero, no soy adivino, no tengo el instrumento para medir la presión arterial, y al menos pretendí que en su momento se evaluara dicho aspecto de mi salud, porque repito, la hipertensión es asintomática, y no tengo otra forma científica de conocer su valor, que ser medida por el instrumental y profesional adecuado. Concurrir al lugar en bicicleta, tampoco implica que los valores sean los óptimos.

Todo esto, no se pudo concretar, siguieron los malos tratos de la Dra en cuestión, e insistió en que si quería que me atendiera, que vaya el martes siguiente a su consultorio particular. No indagó los motivos de mi presencia e insistencia en que me atienda.

En tal oportunidad, le hice el comentario de que le hiciera saber a su secretaria que no derivara más personas como lo había hecho conmigo, a lo que la Dra. de muy mala manera me dice: “no tengo nada que decirle a mi secretaria”. Es decir, ni siquiera un mínimo respeto, un pedido simple de disculpas por este supuesto mal entendido. Todo lo contario, un trato despectivo hacia mi persona, de modo soberbio lo que derivó en que le respondiera que el martes no me iba a ver en su consultorio, porque me parecía tan irrespetuosa que mi salud no la iba a dejar en manos de alguien tan desconsiderada. Le dije que como profesional médica carece de ética, ya que había un conflicto de intereses, ya que al saber que tengo obra social IOMA, para la cual es a su vez prestadora, usaba al CAPS para contar con más pacientes en su consultorio privado.

Ante mi comentario, me echó del consultorio, y en el hall del CAPS,  a los gritos, delante de la enfermera, y del personal de limpieza que ingresaba en dicho momento al CAPS, subiendo el tono de voz dijo: “ven, yo lo veo bien, no tiene nada, no sé para qué vino a acá”. Allí ordenó a la enfermera de guarda que se comunicara telefónicamente con el Destacamento Policial de Mar Chiquita, para solicitar la presencia policial. Si bien tuvo la clara intención de amedrentarme con la presencia policial, le respondí que me quedaba porque la iban a tener que llevar detenida, porque iba a ser sorprendida in fraganti, negándose a atender a una persona en su lugar de trabajo.

Como la enfermera responde que no se puede comunicar porque el teléfono del Destacamento está ocupado, me retiro y le digo que la voy a ir a denunciar penal y administrativamente ante el Municipio. En tal circunstancia me empuja y saca del hall del CAPS, y me grita: “ya te vamos a ir a buscar, porque tenemos todos tus datos” (Téngase en cuenta que el formulario de uso del CAPS, solicita nombre, apellido, domicilio y si uno cuenta con obra social).

Finaliza con la siguiente frase: “no vengas más, porque no te voy a atender. Además voy a dar la orden para que no puedas pasar ni por la puerta”.

Me retiré del CAPS, reiterándole que no iría nunca a su consultorio, porque mi salud no la iba a dejar en manos de alguien sin ética, y que además es una patotera y violenta”.

Acto seguido, me presenté en el Destacamento Policial de Mar Chiquita, y radiqué la denuncia respectiva, cuya copia acompaño a la presente.

Por todo lo expuesto, solicito:

1 – Tenga por formulada la denuncia respectiva, proceda a realizar la investigación administrativa pertinente, y en caso de corresponder, aplicar la sanción que corresponda.

2- Informe nombre completo, domicilio de la enfermera de guardia (29/03/18 12:15 hs), toda vez que se negó a identificarse ante mi requerimiento, por lo cual, necesito dichos datos para poder aportarlos y ofrecerla como testigo en la causa penal.

3- Instruya al personal de todo el municipio, y en particular a la enfermera en cuestión, que ser testigo es una carga pública, no es un acto voluntario, y que además como funcionaria pública, tiene la obligación de indicar su nombre mientras esté en el ejercicio de funciones como enfermera del CAPS.

4- Sin perjuicio de la denuncia formulada contra la Dra., investigue si el jueves 29/3/18, en el CAPS se recibió algún pedido de emergencia que requiera la presencia del personal médico en un lugar distinto al CAPS. Si formulo esta sugerencia, es por el presunto abandono de su lugar de trabajo de la Dra Vanina GOMEZ GREGORIO, ya que según lo referido por la enfermera, que reitero se negó a identificarse, la Dra. Había salido para a atender una paciente. Hago esta observación, toda vez que, si mal no recuerdo, cuando ingresé al CAPS la ambulancia estaba en la puerta, y el personal masculino que estaba junto a la enfermera, presumo que era el conductor de la misma. En tal sentido, de ser así, la Dra. Habría abandonado su lugar público de trabajo, para ir a atender pacientes privados, ya que si no fue una emergencia, al paciente que fue a atender, no correspondía al CAPS. Además investigue la presunta incompatibilidad, toda vez que en el horario que debe prestar servicio en el CAPS, según lo informado por el IOMA, también atiende en su consultorio particular.

5- Informe Matrícula de la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO, a efectos de que pueda formular la denuncia ante el Departamento de Ética Profesional del Colegio Médico respectivo. Por tal motivo, le requiero datos de matriculación profesional.

6- Informe días y horarios en los que la Dra. Vanina GOMEZ GREGORIO presta servicios en los CAPS dependientes de Mar Chiquita, ya que necesito contar con esta información, porque ante una situación que deba requerir asistencia médica, trataría de evitar, por todos los medios, ser atendido por dicha profesional. Ante la gravedad de los hechos, no debería estar prestando servicios en el CAPS de Mar de Cobo.

7- Informe si ha hecho efectiva la orden de que no pueda ingresar al CAPS de Mar de Cobo, tal como lo indicó la Dra. Denunciada, y en caso afirmativo, indíqueme el plazo de duración, toda vez que necesito saber si puedo contar con asistir a dicho lugar para cualquier emergencia médica, sin prejuicio de interponer, una vez notificado fehacientemente de tal prohibición, el recurso administrativo respectivo.

8- Instrumente en todos los CAPS y otros centros de Salud del Municipio, la prohibición de que los profesionales accedan a la información sobre el paciente, en cuanto a que si cuenta o no con cobertura social, porque esto da lugar a que algún inescrupuloso y corrupto derive a los pacientes que van a atenderse al establecimiento público, a su consultorio privado.

9- Evaluar, en caso de que no exista, propiciar ante el Honorable Concejo Deliberante de Mar Chiquita, una Ordenanza que establezca una suerte de incompatibilidad funcional a todo profesional que preste servicios para el municipio, que no pueda ejercerlo en forma privada en el mismo distrito, o en su defecto en un radio determinado y con los mismos sujetos a los que brinda servicios en el establecimiento público. Resulta sumamente atinente este punto, es como que una profesora de un alumno con dificultadas de aprendizaje, brinde clases particulares de apoyo escolar y pagas, a sus propios alumnos, o como que un juez ejerza como abogado en el propio departamento judicial en donde ejerce como juez, por ejemplo. Tampoco es admisible que un médico o un odontólogo, reciba pacientes en el CAPS, y los derive a su consultorio privado.

10- Por último, para reflexionar. Estos hechos ocurrieron durante el fin de semana largo de Semana Santa y el recuerdo de la gesta de Malvinas. Es muy probable que esta Dra. Haya pensado que era un visitante circunstancial, un turista de fin de semana largo. Si fuera así, mucho más grave, ya que además especulan con que uno no va a formular todas las denuncias respectivas, ya que perdería todos los días de descanso, y menos aún cuando muchas dependencias públicas están cerradas con motivo del feriado. En el área costera del distrito, parte de su actividad económica principal, es el turismo. Al turista hay que respetarlo aún más que al habitante establecido, porque es el que elige un lugar, a su gente, su idiosincrasia, y al mismo tiempo genera empleo, y prosperidad a esta zona del municipio. Quizás a esta misma Dra., la podemos leer opinar en la redes sociales, lo bien que tratan en Brasil a los turistas, o lo hermosa que es Miami.

Está en nosotros hacer de nuestro distrito, un lugar hermoso y de respeto. Por ello, para cerrar, habría que fomentar y alentar en el distrito, prácticas de respeto, para que los que habitamos aquí nos sintamos mejor, y al mismo tiempo seducir a los turistas para que nos vuelvan a elegir.

 

A su entera disposición, atte.

 

Fernando Carlos IBAÑEZ

DNI 18120114

.

#Salud
#Denuncia
¿Qué opinás de esta noticia?
Clickea la opción que querés y participa
535 personas siguiendo


Copyright 2012. Todos los derechos reservados.
San Martín 752 (General Piran) / www.lagazetamarchiquita.com.ar / Tel. 02265-491 534 / [email protected]
Información

Staff
Publicite con nosotros
Contacto
Derechos del Material
La gazeta de Mar Chiquita
Full Master 88.5FM
TeVe Marchiquita