El porcentaje del 14%, que superó a España con el mayor hasta el momento que era del 13%, fue dado a conocer la mañana de ayer por el Ministerio de Salud de la Nación, el mismo indicó que de los 2.669 casos confirmados 374 corresponden al personal de Salud y 3 médicos fallecieron: el Dr. Alejandro Pasarelli, traumatólogo de Río Negro, la Dra. Liliana Ruiz, pediatra de La Rioja y el Dr. Francisco Marín Director de Salubridad dela Municipalidad de Resistencia, Chaco. Desde Diario Prensa del Interior estuvimos en comunicación con el Secretario General de FeSProSa, quien dio más detalles sobre el tema.


El primer relevamiento acerca de esta temática lo había realizado el Consejo Ejecutivo Nacional de FeSProSa que sostuvo que el seguimiento de la curva de infectados en el personal de salud es absolutamente indispensable.

Desde Diario Prensa del Interior estuvimos en comunicación con el Secretario General de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa), Jorge Yabkowski, quien nos hizo una síntesis de los puntos claves de la investigación y de la importancia de trabajar para brindar una solución a las problemáticas enumeradas.

Según nos relató Yabkowski, la FeSProSa realizó una medición junto a otras organizaciones, anterior a que se conocieran los datos brindados hoy por el Gobierno Nacional, la cual presentaron ante las autoridades del Ministerio de Salud en una reunión que se llevó a cabo este martes, en la que ellos plantearon como prioridad la protección de los trabajadores abocados a la lucha contra la pandemia.

En este caso, tal como sucedió con la población en general, el Secretario General nos informaba que en un principio los casos fueron importados, es decir, gente que había viajado al exterior como fue el caso de la médica chaqueña, luego fueron por contacto directo y en estos últimos días hay un contagio que proviene del trabajo en los establecimientos de salud tanto públicos como privados. Varios de esos casos se dieron a conocer en los medios de comunicación como el caso del Sanatorio de la Providencia donde ayer el Ministerio de Salud confirmó 34 casos de infectados entre el personal de Salud, el del Hospital Italiano, el del Sanatorio Río Negro, entre otros.

Los ítems que se destacan, según manifestó Yabkowski, que podrían ser las causas de estos contagios en los sanatorios privados son:

Incumplimiento del protocolo como sucedió en el caso del sanatorio de la Providencia donde todos los pacientes ingresaban por el mismo sector al nosocomio. Falta de división entre las aéreas contaminadas y sin contaminación (área verde y área roja).

En algunos lugares como el Hospital Italiano y el sanatorio de la Providencia hay trabajadores que concurren enfermos a trabajar porque no les dan licencia, se han hecho las denuncias correspondientes al respecto.

No cuentan con los equipos de protección personal indicados para poder hacer frente a esta pandemia:
En algunos lugares no hay barbijos, en otros hay pero no están certificados por el ANMAT.

Los camisolines son de una tela más fina que no es hidrorepelente, por consiguiente, deja a los trabajadores expuestos.

Hay falta tanto de calidad como de cantidad de insumos.

Hay una falta de entrenamiento tanto para ponerse como para sacarse la ropa sin contaminarse por parte del personal de salud. Tienen identificado un caso en que no se siguió el protocolo correspondiente. Ya se está trabajando en este punto dictando cursos.

En cuanto a las instituciones públicas:

La mayoría está cumpliendo con el protocolo, hay algunas excepciones pero son pocas.

Ya hay hospitales polivalentes que pasaron a ser monovalentes y atienden específicamente personas con Covid-19.

Están señalando y respetando las áreas limpias y contaminadas.

No están contando con los insumos y el material de protección necesario:

No hay guantes de látex. Hay algunas fábricas dispuestas a realizarlos pero no hay materia prima.
No hay suficientes hisopos de dacrón para tomar muestras.
No hay barbijos suficientes N95 ni quirúrgicos, como sucedió hoy en el hospital Durand.
No hay suficientes camisolines.

Considerando este panorama, desde FeSProSa se solicitó al Ministerio de Salud:

Garantizar la compra y/o producción de equipos de protección personal de calidad adecuada, cuya existencia total hoy no alcanza para enfrentar la pandemia, siendo urgente que el Ministerio de Producción junto con la cartera de Salud elaboren y expongan un Plan Nacional de producción de equipos de protección personal (EPP), con plazos y metas definidas de elaboración de barbijos quirúrgicos (N95) o similares, máscaras, guantes de látex y camisolines hidrorepelentes.

Aumentar de manera sustancial el testeo del personal de salud, en particular en las provincias y localidades afectadas.

Incorporar a los Comités de Crisis a los representantes de los trabajadores. La gestión tecno-burocrática (políticos más expertos) de la crisis es insuficiente. Las voces de alarma ignoradas en varios de los casos más resonantes vinieron de los trabajadores. Hay algunos Comités en los que ya hay presentes trabajadores como en el de Mercedes, en el de La Rioja, en el Hospital Posadas.

El Ministerio de Salud de la Nación y los Ministerios de las provincias deben redoblar el control de procesos y procedimientos en los establecimientos privados y de la seguridad social.

Para concluir es importante citar una notable observación efectuada por la FeSProSa: “Que Argentina tenga la tasa más alta del mundo de personal de salud infectado es alarmante y exige medidas urgentes”. Dichas medidas ya fueron enumeradas anteriormente, son indispensables para cuidar a esos profesionales que todos los días a las nueve de la noche aplaudimos y que son fundamentales en la lucha contra el coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here