La historia de Micaela, relatada por su madre Romina Ibáñez, nos deja esa sensación de que cuando las metas son claras, el sacrificio, aunque duro y constante siempre tiene su recompensa.


Micaela juega al fútbol con sus amigos del barrio, desde los 4 años, en Los Patos y después en Belgrano. Cuando cumplió 6 años, ya tenía la edad para entrar a las competencias de la Liga Marplatense, pero el club le notificó que tenía que apartarla, dado que la Liga no permite el fútbol mixto. Por esta situación, Mica sólo pudo jugar amistosos y copas como el Ezequiel Laurella o la Challenger, sin poder intervenir en ninguno de los partidos de la liga.

Romina, la madre de Mica, comenzó con los reclamos hasta que lo visibilizó como una campaña en su perfil de la red social Facebook, pero pese a todo esto la negativa por parte de los clubes continuó.

La única opción que quedaba era viajar a Mar del Plata para jugar en los torneos Affeba (Asociación del Fútbol Femenino de la Provincia de Buenos Aires), y la decisión de Romina fue cumplir el sueño de su Mica, con todo el desgaste y el esfuerzo que significa de viajar.

“Cuando pasó todo, nos llamaron de muchos clubes de Mar del Plata y la zona, entre ellos Aldosivi, pero nuestra idea seguía siendo no sacarla de Vidal porque es chica y todo lo significa viajar a entrenar y a jugar los fines de semana. Un día vimos que había una prueba en Aldosivi y nos animamos a llevarla y ver qué pasaba”, comentó Romina en un reportaje a un medio Marplatense.

La prueba en Aldosivi fue en octubre. Allí, Mica jugó dos amistosos y ya captó la atención de sus entrenadores, pese a tener sólo 11 años. “Está jugando con la categoría Sub 15, contra chicas más grandes y es la más chica del equipo. Como en Sub 15 pueden jugar dos chicas con 16 cumplidos, en algunos partidos juega con chicas cinco años más grandes”, explicó.

La familia afrontó el gran esfuerzo de realizar tres viajes por semana, por un lado los padres sacrificando su tiempo y llevando adelante un miniemprendimiento de lavadero de autos familiar, para recaudar el dinero que siempre llega justo, y Mica que sin desatender la escuela sigue poniéndole toda la garra al deporte.

Todo esto no fue en vano, Mica no solo se destaca como una gran jugadora en el club marplatense, sino que pronto tiene que viajar a Buenos Aires, ya que en River Plate estaban interesados en ficharla para jugar Futsal.

Romina dejó este texto en su perfil de Facebook.

“En un mes tiene el viaje al monumental, asique seguimos con el miniemprendimiento familiar. Esta colaborando muchísima gente y estamos más que agradecidos los tres por tan buena respuesta. Hay turnos a partir del miércoles que viene, ya tenemos autos hasta ese día, asique estamos felices. Siempre van a saber por mí, que el gasto de ese dinero que aporta cada uno de ustedes, es destinado para sus viajes. Lo van a ir viendo por acá. Una vez más les agradezco en nombre de Mica, por ayudarla a que siga luchando por sus sueños, cada granito de arena suma.”

Foto: Cristian Zambrano

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here