La diputada Elisa Carrió volvió a expresar su desacuerdo con la nueva reglamentación que da mayores libertades a las fuerzas federales para disparar sus armas de fuego en casos de delitos graves y persecuciones.


“Al humanismo no se renuncia por demagogia electoral. No me importa perder votos, no es mi idea la disputa de poder ni los cargos públicos”, posteó esta mañana en su cuenta de Twitter la diputada nacional, que así volvió a sumar tensión puertas adentro de la alianza Cambiemos.

La expresión va en línea con lo que Carrió había manifestado un día antes, cuando arremetió con dureza contra Patricia Bullrich: “La reglamentación dictada por la ministra viola los derechos humanos fundamentales”.

“Nosotros no vamos a ir al fascismo. Esto no significa que la Policía no tenga el poder para mantener el orden, pero a la ministro se le va la mano”, amplió en un mensaje también publicado en las redes sociales.

Estas expresiones generaron -según supo Infobae– un marcado fastidio en Casa Rosada, pero  la dirigente no contuvo su característica verborragia: “A los que se enojan conmigo por mi posición en seguridad les digo, el día que maten a un hijo solo por tener pelo largo o por ser morocho se van a acordar de mí”.

Este nuevo cortocircuito no hace más que sumarle tensión a un vínculo político que en los últimos tiempos parece haberse desgastado y suele generar cimbronazos internos en la coalición gobernante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here