Según trascendió, el padre la tenía que llevar a la guardería por la tarde. Sin embargo, tras dejar a su mujer temprano en el trabajo y volver a su casa con la chiquita, quedó ‘olvidada’ en la sillita. Fuentes extraoficiales dieron cuenta que el padre, quien juega al rugby, habría sufrido un ACV la semana pasada.


Una trágica noticia sacude y conmueve por estos momentos a gran parte de la sociedad argentina, luego de que una bebita de 18 meses fuese encontrada muerta en el asiento trasero del auto de su padre, quien se la habría olvidado por 9 (nueve) horas dentro del rodado, herméticamente cerrado, bajo un intenso calor.

Según informaron distintos medios nacionales, el desgarrador episodio ocurrió este martes en la localidad bonaerense de Santos Lugares, partido de Tres de Febrero. Allí, un matrimonio que tiene un Peugeot 308 gris salió por la mañana con rumbo al trabajo de la mujer, con la chiquita a bordo sentada atrás en el “huevito” reglamentario.

Tras dejar a su esposa, el padre, un rugbier de 39 años, retornó al domicilio con su hija, e ingresó a la vivienda. Una vez allí, increíble e inexplicablemente habría dejado a la bebé encerrada sin querer dentro del coche, con la particularidad que el auto tiene todos los vidrios polarizados.

El hombre habría regresado al auto recién alrededor de las 17, es decir, luego de haber transcurrido aproximadamente 9 horas desde que lo dejó en la puerta de su casa con la niña a bordo. Todo esto, con el agravante de que el termómetro llegó a marcar esta jornada una temperatura máxima de 28° grados.

Tras encontrar a su hija, el hombre llamó al 911 en estado de desesperación para anoticiar de la situación, y una ambulancia arribó de urgencia al lugar, donde lamentablemente la chiquita se encontraba sin signos vitales, notablemente deshidratada. Fue trasladada al hospital Carrillo donde se le realizaron las maniobras de resucitación, que no prosperaron, y se declaró la muerte de la menor.

Vecinos de la zona que conocían al padre señalaron a la cadena de noticias A24 que éste había sufrido -semanas atrás- un duro golpe mientras jugaba al Rugby, que habría derivado en un Accidente Cerebrovascular (ACV).

En este sentido, precisaron que en los días pasados el hombre padeció una pérdida de conocimiento, algo que -de confirmarse oficialmente- habla a las claras de que no se encontraba en condiciones de conducir un vehículo, así como tampoco de quedar al total cuidado de una bebé de apenas un año y medio de vida.

La causa es investigada como “averiguación de causales de muerte”, y tomó intervención la UFI N°1, a cargo de la fiscal Alejandra Alliaud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here