Más o menos así se podría resumir la realidad Marchiquitense sobre el mega escándalo de los aportantes truchos de las campañas de Cambiemos del 2015 y 2017, ya que por un lado el fraude sigue creciendo y se siguen sumando denuncias a la Justicia contra la gobernadora María Eugenia Vidal que echo a su flamante contadora “por las dudas”, que hasta Margarita Stolbizer, denunciadora serial si las hay, se sumó a las mismas aportando datos de 150 personas que figurarían en las listas y por supuesto no habrían aportado nada.


Mientras se sigue creciendo la estafa de guantes blancos, a la que están acostumbrados los que hoy tienen la responsabilidad de gobernar el Municipio, la Provincia y la Nación, es decir Cambiemos (Alianza UCR – PRO), a nivel local los dirigentes que figuraban en dicha lista y desconocen de donde proviene, es decir no están enterados que es una lista armada por su propio partido y presentada para rendir las cuentas de campaña que cualquiera puede bajar de los sitios oficiales por Internet; por medio de un comunicado oficial cuyo objetivo es más bien confundir que aclarar, reconocen haber aportado a la campaña.

Un punto sobresaliente de esta historia es la protagonizada por el Secretario General del Municipio, Diego Mogilanski, que aparte de reconocer que su mujer aporto, se quejó de que figuraba mucho menos de lo que puso, con lo cual deja entrever que sus mismos correligionarios lo caminaron o se quedaron con un vuelto.

A esto se le suma la inquietud de algunos fiscales de campaña de Cambiemos, que al enterarse de las declaraciones de Osvaldo Marasco, donde relataba que a los 135 distritos de la Provincia, desde un bunker de campaña del Pro, les daban para las PASO, las elecciones generales y el ballotage, un sobre con 2.500 pesos para cada fiscal, o sea 7.500 en total y que por supuesto nunca vieron.

Dixit: Mogilanski, esta es la transparencia a la que los argentinos nos tenemos que acostumbra

Fuente: LA 5ta sección

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here