Tras una sesión que duró más de doce horas, la oposición consiguió el quórum necesario y juntó 37 votos, con lo que logró convertir en ley el proyecto que retrotrae los aumentos de las tarifas a fines del 2017, pero el veto del presidente Mauricio Macri ya está listo.


El proyecto que limita las subas en las tarifas de agua, luz y gas fue aprobado en el Senado con 37 votos a favor, principalmente del kirchnerismo y peronismo, y 30 votos en contra, de Cambiemos y aliados. El mismo que venía con media sanción en Diputados y tuvo luz verde en el Senado el día de ayer, tras más de doce horas de sesión, será vetado por el presidente.

La ley determina que las tarifas de servicios deben volver a los valores de noviembre de 2017 y que en caso de que los costos se actualicen, no pueden superar los aumentos salariales.

El debate que duró hasta altas horas de la madrugada, estuvo atravesado por el enojo del oficialismo. Creen que la propuesta es “irracional”, “ilegal” e “inconstitucional”, por otro lado, la oposición advirtió sobre las dificultades que tienen los usuarios para pagar los servicios y también la desigualdad con la que el Gobierno Nacional le exige a los distintos sectores que enfrenten el ajuste.

La ex presidenta, Cristina Fernández, en su discurso advirtió sobre el “estado catastrófico de los cincos precios relativos de la economía” (el dólar, las tarifas, las tasas de interés, los salarios y los bienes servicios). Además le recordó a Gabriela Michetti que ella se pronunció en contra de los aumentos de tarifas durante la campaña de Cambiemos de 2015.

“Ya es hora de que no se le mienta más a la gente” disparó CFK y luego dijo que “es mentira que se eliminaron los subsidios. Ahora son los ciudadanos los que están subsidiando la rentabilidad de las empresas”.

Por su parte, Esteban Bullrich, defendiendo el tarifazo dijo que “este proyecto es irresponsable, es demagógico. Es inconstitucional porque interviene en facultades propias de la nación y las provincias”.

Que se haya aprobado la Ley es una derrota para el Gobierno de Mauricio Macri, que hasta último momento intentó lograr que algunos senadores de la oposición cambiaran de postura o se ausentaran, pero esto no ocurrió.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, ya había anticipado que el presidente vetaría la ley si se aprobaba, y así será. Los intentos de acordar con el peronismo que no se apruebe, para evitar el costo político de vetar la ley fueron fallidos y el veto de Macri ya está listo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here