Franco Martino, más conocido como el “Mini Bill Gates” de Mar Chiquita, es destacado por su gran conocimiento en informática. A sus escasos 13 años da clase a alumnos de diferentes edades, repara computadoras y celulares a particulares y negocios locales, tiene propuestas para profesionalizarse a futuro, pero quiere desempeñarse en el Distrito antes de que se lo lleven.


La historia de Franco Martino, un joven santaclarense de 13 años de edad, se hizo pública por la particularidad de tratarse de un muchacho con mucha destreza en materia de informática, una cuestión que no es normal por su complejidad.

También es reconocido en la localidad por dictar clases a alumnos de diferentes edades – tiene estudiantes de más de 90 años -, y se destaca por enseñar sin perseguir un fin económico, sino más bien por el hecho de brindar un servicio a la comunidad.

Además repara computadoras y celulares a particulares y negocios locales, tiene propuestas para profesionalizarse, por parte de un conocido que trabaja en IBM y fue contactado por el programa televisivo TN Ciencia, en donde se interiorizarán en su historia.

“Desde chiquito me gustaba arreglar mi computadora solo, aprender sobre computación y así comenzó todo”, explicó Franco y recordó que su interés por la tecnología inició a sus ocho años de edad. Esas ganas de comprender el funcionamiento de las máquinas lo llevó a contactarse con profesionales en la materia y así poder adquirir más experiencia.

A pesar de ser tan joven, ya es un maestro, “tengo alumnos de hasta 92 años, de todas las edades prácticamente, también chicos que están interesados en aprender y arreglo todas las computadoras que puedo”.

Es común ver a este humilde niño prodigio circular en su bicicleta, la misma que lo lleva a recorrer las calles de Santa Clara, donde vuelca sus conocimientos.

Entre los vecinos llama la atención la particularidad de que alguien tan chico en edad pueda tener la profesionalidad y la paciencia de un adulto para hacer lo que hace, y también despertó la curiosidad de un medio de nivel nacional que lo convocó para entrevistarlo, “la gente de TN Ciencia me citó”, aseguró Franco y destacó que no fueron los únicos interesados en conocer más de su capacidad.

“Un vecino me va a hacer un test porque es el gerente de IBM”, destacó aunque dejó en claro que no se quiere ir de Mar Chiquita. “Mi objetivo a futuro es ser ingeniero en informática”, sostuvo que “me gustaría trabajar en Santa Clara, este es mi pueblo, no me gustaría irme del Distrito, sería muy bueno que me llamaran de la municipalidad o de cultura para poder arreglar sus computadoras”.

El  “Pequeño Bill Gattes”, vive una vida normal y no quema etapas, va a la escuela – en donde tiene muy buen rendimiento – juega con sus amigos, va a la playa y vive con su padre, Horacio, su madre, Nora y su hermana menor, Angelina.

“Es como el Messi de la computación”

Ramón Agüero, director del Centro de Formación Profesional, con anexo en Santa Clara del Mar, también brindó palabras de elogio para con Franco Martino, y remarcó que es un talento que se tiene que quedar en Mar Chiquita.

“Una de las mejores circunstancias con las que me cruce fue con la de conocer a Franquito, no con conocer a un genio en principio, sino a un ser humano que está lleno de inteligencia y bondad y después el conocimiento que tiene y el don que dio le dio lo potencia más a este monstruo de la informática”, comenzó relatando Ramón y destacó que es un maestro pero como persona.

“Estamos hablando que no aparenta la edad que tiene y a su vez vive una vida de chico, no se entiende cómo hace, es un genio”, dijo.

También remarcó el entusiasmo que tiene el joven para ayudar con la institución, aunque por su edad no puede trabajar, se ofrece constantemente para arreglar máquinas.

“Con la edad que tiene y con la responsabilidad que demuestra su conocimiento es impresionante”, expresó y agregó: “Es muy bueno que los chicos tengan interés por profesionalizarse y asumir responsabilidades”.

Asimismo indicó: “Es como el Messi de la computación, espero que no se lo vengan a llevar es de acá y acá se tiene que quedar. Es un ejemplo para la comunidad, hay voluntad y potencial humano. Esperemos que se siga formando en el futuro”.

Por razones obvias, como la de su edad, Franco no puede trabajar en la institución, pero se contacta con la gente que lo necesita y se ofrece para enseñar o reparar computadoras de modo particular, ya que le sirve como experiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here